Sistemas de calentamiento continuo

La unidad de calentamiento continuo, marca Alfa Laval, es un sistema confiable capaz de suministrar un flujo de agua caliente a la temperatura requerida en un rango de 40 a 80 grados centígrados y con una precisión de control de ± 0.05°C. El principio de funcionamiento del sistema es el calentamiento del agua a través del uso de vapor de agua seco-saturado, el cual a través de un intercambiador de calor tipo placas, logra una eficiencia de aprovechamiento energético mayor al 90 %, con la característica de que el consumo de vapor depende directamente de la demanda de agua caliente, funcionando de forma similar a un calentador de paso tipo de uso doméstico. Asimismo, el sistema retorna a la red el condensado del vapor de agua una vez aprovechada su energía térmica.

A diferencia de los sistemas de calentamiento de agua en donde se mezcla vapor saturado con agua, este sistema elimina el riesgo potencial de quemaduras al personal por la potencial filtración de vapor en exceso dentro de la corriente de agua, ya que el calentamiento del agua se realiza por convección en el intercambiador de placas, en donde aún en el caso de presentarse una fuga, esta se daría en la empaquetadura hacia el exterior pero nunca hacia la otra corriente, esto es que el riesgo de que vapor llegase a la corriente de agua es prácticamente imposible.

La alimentación de vapor esta controlado por una válvula de control de flujo la cual recibe la señal de control proporciona de 4 a 20 mA, proveniente del controlador de temperatura a un posicionador electro-neumático inteligente, el cual regula la apertura y cierre de la válvula en forma modulante a través de un actuador neumático vertical de simple acción, a través de una señal neumática proporcional de 3 – 15 psi. Dicha válvula provee una precisión en el control de la temperatura del agua caliente de ± 0.05°C. Previo a la válvula de control de flujo de vapor se encuentra una válvula de corte tipo esfera de operación automática operada a través de una actuador eléctrico, el cual abre o cierra el paso de vapor hacia el sistema. Es importante mencionar que el consumo de vapor para el calentamiento del agua esta ligado proporcionalmente al consumo de agua caliente, esto es, al no haber demanda de agua caliente en los puntos de uso, no habrá consumo de vapor, funcionando así como un calentador de paso.

Una vez que el vapor calienta al agua a través del intercambiador de calor, este es transformado en condensado, el cual es colectado y rebombeado hacia la red de colección de condensado a través de la trampa bomba de tipo mecánico, la cual opera utilizando mismo vapor de alta presión como fuerza motriz y con esta presión es capaz de vencer cualquier contra presión que pudiese existir en la red de retorno de condensado.

El circuito de agua cuneta con la bomba centrífuga capaz de desplazar el flujo de agua requerido desde la red de agua de la planta a través del intercambiador de calor y finalmente a la red o puntos de uso en donde esta sea requerida.

Todo el sistema se encuentra ensamblado en forma modular en un “skid movible” el cual tiene la ventaja de poder ser relocalizado fácilmente dependiendo de las necesidades del cliente, requiriéndose únicamente de las alimentaciones de vapor, agua y energía eléctrica.